Como convencer a un #Inversor

Sin duda alguna estamos viendo como el aumento de emprendedores o autoempleados en nuestro país sigue en auge. A pesar de que el 76% de las nuevas altas corresponde a empresas sin trabajadores y que la inversión inicial en menor, muchos proyectos buscan su particular camino al éxito.

El duro trabajo de pasar de la inspiración (la necesidad agudiza del ingenio) a la idea,  desarrollar un proyecto, luego el  plan de negocio y finalmente convencernos de la viabilidad de nuestra propuesta,  nos lleva a uno de los primeros escollos dentro del mundo de los negocios: la financiación.

Y ya no tanto conseguir el primer capital, quizás el mayor problema es mantener la financiación justo en el umbral de desarrollo en el que, lo que empezó siendo un proyecto parece que pude convertirse en negocio (fase de lanzamiento), es decir, en empresa.

En este momento, es cuando salimos en busca de la financiación que permita el despegue de la empresa, seguros, convencidos y satisfechos de nuestro proyecto pero … empiezan los problemas. Acudimos a las fuentes habituales de crédito y vemos como, poco a poco, lo que parecía un camino de rosas se va convirtiendo en un sobreesfuerzo desesperante.

Y este que, tenemos que cambiar el modo de ver las cosas ya adaptarnos a estos tiempos, olvidándonos de todo aquello a lo que estábamos acostumbrados y que, por alguna generación, no volveremos a ver.

Volvamos la vista atrás y seamos realistas. Cuando queremos acceder a financiación, ante organismos públicos o privados, la primera impresión que tendrán sobre nuestro proyecto será la de RIESGO. Sin conocernos de nada, sin saber nada de nuestro proyecto, capacidades y trayectoria, la primera visión será la de riesgo.

Para conseguir vencer esta primera impresión ante el inversor, deberemos convencerle de la solidez de tres puntos importantes:

1-La apuesta de los socios. Tanto en la capacidad del equipo como en su compromiso con la empresa, en todos los sentidos, pero especialmente el económico. Si el equipo promotor no ha invertido en su proyecto, no ha conseguido de los famosos FFF la primera financiación o entiende que el riesgo económico ha de desplazarlo hacía los proveedores financioeros, muy hábiles tendrán que ser para convencer a los inversores que tienen un negocio atractivo donde jugarse su dinero.

2-Los pedidos. Si, así de claro. Es la única forma de demostrar la existencia de un mercado real que apoye todo el desarrollo de mercado previsto. Empresas o personas que están comprometidas con el producto o servicio y, es más, quieren pagar por ellos.

3-La fuente de ingresos, es decir, vuestra idea. Robusta, única (en el mejor de los casos), difícil de copiar, con un know-how propio, protegidos los derechos, que aporte valor diferencial y competitivos al cliente y que, claro está, permita una rentabilidad razonable al negocio.

Resumiendo si podemos demostrar a nuestro inversor que hay mercado (clientes de verdad), que están interesados por un producto o servicio por el que quieren pagar, que además hemos conseguido blindarlo para que sea convierta en una “gallina de huevos de oro” y todo ello está gestionado por un equipo sin fisuras, experto y comprometido, conseguiremos convertir la barrera del riesgo en una garantía de oportunidad para aquellos que deberán financiarla.

Volvemos a esquemas antiguos, pero no por ello eficientes en una era donde todo cambia y, en ocasiones, para volver atrás.

Rise of the Solo Founder

David Cummings on Startups

Over the years I’ve said numerous times that it’s much better to have a co-founder rather than go it alone. Personally, I’ve started companies with and without a co-founder and the co-founder route is much more enjoyable and achieved a much greater level of success. One of Atlanta’s biggest exits last year, Vitrue, which sold for a reported $300+ million, had an amazing solo founder in Reggie Bradford.

With the Atlanta Ventures Accelerator, the first investment we made was in a solo founder. For the accelerator, we prefer 2-3 co-founders per team, but we’re most interested in building successful startups, irrespective of number of founders.

Additionally, the cost of creating a minimum viable product, assuming potential prospects are lined up, has dropped substantially making prototypes more attainable. So, it’s easier for solo founders to start out independently, moving forward with the startup, and then look to recruit one…

Ver la entrada original 71 palabras más

Mitos del “boom” emprendedor

by El Pais

Si las noticias en los medios, los planes anunciados a bombo y platillo por las Administraciones y hasta la parrilla televisiva pudieran conformar un indicador oficial, el resultado sería muy claro: España vive una estimulante ola emprendedora, la vocación empresarial por fin se ha abierto paso, en parte porque la mentalidad cambia y, en parte, en su mayor parte, porque el trabajo por cuenta ajena sigue escaseando en este quinto año de crisis económica.

Leer post completo